Beneficios de Pintar Mandalas para Niños

Pintar mandalas es una de las actividades creativas más importantes para los niños y niñas por sus múltiples beneficios.

Potencia la capacidad de atención y concentración. Al mismo tiempo que los niños realizan una actividad creativa, adquieren mayor capacidad utilizar colores, reconocer formas, tamaños y figuras.

Pintar mandalas fomenta en los niños el control y el dominio de su propio cuerpo, especialmente las manos los dedos y por lo tanto, también incrementa la capacidad para escribir, dibujar y manipular objetos.

Colorear mandalas les ayuda a centrarse en una actividad placentera que desarrolla la paciencia y la constancia.

La relación entre los colores y los estados de ánimo ayuda a que en la utilización de ciertos colores, los niños puedan liberar emociones y procesarlas de una manera positiva. 

Es una de las actividades más valoreadas por centros educativos de avanzada porque estimula la creatividad, la imaginación y ayuda a la formación de la inteligencia.

Para los niños muy inquietos es ideal porque baja el nivel del estrés, especialmente si unimos a la actividad una música relajante de fondo.

Para los más pequeños colorear mandalas es un reto accesible que les proporciona un desafío a su altura. Los niños pueden asumir el reto, tener éxito y así, aumentar su autoestima. Esto es importante ya que está comprobado que las personas que han podido resolver situaciones con destreza en la niñez conservan esa facultad a lo largo de su crecimiento y en la vida adulta miran a los desafíos con más optimismo. 

 El sentido estético de los niños aumenta, muchos niños adoran el momento de  pintar mandalas porque es una actividad que puede compartir en familia, con papá, mamá, amigos o hermanos.