Seguir dietas rápidas nos predispone a ser más gordos

 ¿Las dietas rápidas para adelgazar en poco tiempo son realmente una opción sana? Llevo preguntándome esto desde hace tiempo.

Jon Gabriel un australiano que llegó a pesar 186 kilos, demostró lo que en silencio muchos pensamos: el peso ideal se crea de adentro hacia afuera, no al revés. Probó todas y cada una de las dietas conocidas y continuó durante muchos años arrastrando kilos, hasta que dijo basta.

Leí su libro El método Gabriel y me gustó. Es sencillo, comprensible, las recomendaciones no tienen ninguna complicación. A él y muchas personas les ha ido de fábula, no hay más que ver las fotos del propio Gabriel. En youtube hay una entrevista subtitulada en español al respecto, que es bastante contundente.

Contrariamente a todas las dietas que conocemos, él plantea que únicamente podremos perder peso y mantenernos si lo hacemos con forma consciente, de «adentro hacia afuera» y no al revés.

La dieta rápida no genera resultados positivos a largo plazo

El Autocoaching considera que las supresión brusca de alimentos en modos artificiales, no da resultado. el fracaso de las dietas 

Cada nueva dieta a la que sometemos nuestro cuerpo con el fin de bajar unos kilos, constituye un cambio radical en el estilo de vida que llevamos hasta ese momento. Como tal, repercute sobre aspectos tan importantes como el metabolismo y la propia salud, física y mental.

Es común que, a pesar del empeño con que realicemos, estas dietas “maratónicas” no surtan el efecto deseado  El funcionamiento del organismo es interrumpido bruscamente durante unas semanas, acaso unos meses, que es el tiempo más común de las dietas. 

La motivación por adelgazar  tiende a desparecer con facilidad apenan se pierden los primeros kilos.  La ingestión de alimentos bajos en grasas hace que nos rindamos ante un banquete exuberante, subidito de tono.

La falta de perseverancia es uno de los factores claves en la poca efectividad de cualquier dieta.

Recientes investigaciones demuestran que la inestabilidad de las dietas alimentarias no solo ocasiona una especie de adicción a cualquier fórmula que asegure la pérdida de peso, sino que menguan el metabolismo y esto provoca un aumento de la masa corporal. No se consigue adelgazar, ni se logra una reconciliación con el propio cuerpo.

Por otro lado, asumir las dietas como un recurso momentáneo para mejorar la figura, en lugar de adoptarlas como estilos permanentes de alimentación, conlleva un bajar y subir de peso a los largo del tiempo y esto afecta seriamente el rendimiento y la salud corporal.

Preocupados por el aspecto en el presente, más que por su buen estado, quienes se someten a esas prácticas,  la mayoría de las veces descuidan el futuro de su salud.

Solo motivados por un beneficio estético, aumentamos la posibilidad de sentir frustración ante los lentos resultados, lo cual produce un regreso al régimen nutritivo anterior.

Eliminar alguna de las comidas del día no es la mejor manera de adelgazar. El cuerpo necesita la entrada constante de elementos como la glucosa para obtener energía suficiente, durante la jornada. Cuando no lo recibe se ve obligado a tomar de otras fuentes, en detrimento de la salud.

La regla de oro del Autocoaching

Para adelgazar, o sencillamente asumir un estilo de vida más sano y saludable a través de los alimentos, lo mejor es aplicar los 3 pilares dle Autocoaching:

CONSCIENCIA : ¿Quiero perder peso por mi salud, o por seguir una moda, una tendencia? ¿Quiero sentirme bien o busco la aporbación de otros? ¿Me comparo? ¿Con quién? ¿Qué es lo que me critico? La respuesta es sólo tuya y lo más importante es que seas realmente consciente para decidir libremente.

COMPROMISO:  ¿Qué malos habitos estoy dispuest@ a dejar de lado para sentirme bien? ¿Qué es lo que me ha frenado hasta ahora? ¿Cómo puedo autogestionar mis emociones?

SUPERACIÓN:  ¿Qué pequeños grandes paso puedo dar en la dirección de mi objetivo? ¿Cómo voy a planificar mis acciones para mantenerme en la ruta hacia lo que quiero?

Es hora de demostranos a nosotros mismos, a nosotras mismas, que lo más importantes es nuestro bienestar.