Claves de la Comunicación Positiva en el Trabajo

Las palabras tienen un gran poder: con ellas construimos el mundo que nos rodea, describimos y creamos relaciones, proyectos, productos.

Tienen un efecto inmediato en nuestro estado de ánimo y en de nuestros interlocutores y pueden perdurar en el tiempo.

Todos podemos recordar lo bien que nos sentimos después de una felicitación o por el contrario, aquellas palabras que tanto nos dolieron.

El filósofo Luis Castellanos , pionero en la investigación sobre lenguaje positivo, afirma que las empresas que lo aplican en forma sistemática son capaces de crear estrategias innovadoras, herramientas y soluciones prácticas que producen un cambio extraordinario en la vida de las personas.

Altos directivos de las empresas más importantes de EEUU, Australia, Inglaterra y España, han adoptado las estrategias del lenguaje positivo. Al igual que deportistas, entrenadores de alta competición, equipos de gestión política, escuelas, chefs y cocineros de renombre han decidido expresar mejor sus emociones, se comunican de una forma más precisa con sus equipos y  clientes y permiten a sus colaboradores ser más creativos, abiertos, perseverantes y pacientes.

Los peligros del lenguaje negativo

A menudo sufrimos la comunicación negativa cuando recibimos un feedback agresivo, una comunicación poco clara o cuando se menosprecia nuestra opinión. La comunicación negativa habitualmente se expresa como :

  • Victimismo: se elude la propia responsabilidad atribuyendo un hecho a causas ajenas.
  • Pontificar: hablar como si se fuera dueño y poseedor de la verdad.
  • Disfrazar: tratar de compensar un hecho con otro para quitarle relevancia.
  • Encasillar: limitar las opciones posibles descalificando el resto.
  • Ocultar: eludir la responsabilidad o la información sobre sobre un hecho.
  • Menospreciar: etiquetar a los demás como si no tuvieran ningún conocimiento del tema.
  • Desvalorizar: restar importancia a las aportaciones de los demás.

Estas prácticas comunicativas restan alegría y productividad, merman la creatividad, la confianza y el entusiasmo. Lo peor es que rebajan la autoestima de quienes se ven sometidos a ella.

Comunicación Positiva

La comunicación positiva es aquella que nos permite expresar lo que pensamos, sentimos y deseamos de modo claro, sin afectar negativamente o dañar a los demás.

  • La utilización del lenguaje positivo puede modificar nuestra forma de pensar y la visión que tenemos del mundo para bien.
  • Utilizar un lenguaje positivo saca lo mejor de nosotros mismos. Un discurso optimista puede animarnos en un momento difícícil.
  • Un lenguaje positivo crea un ambiente de trabajo amable, sereno, donde la innovación es posible.

¿Cómo comunicar en forma positiva?

  • Contacto ocular directo.
  • Volumen de voz ni alto no bajo.
  • Habla fluida.
  • Gestos amables y firmes.
  • Postura erguida.
  • Manos sueltas.
  • Sonrisa frecuente.
  • En la conversación utilizamos la primera persona: “Pienso, Me parece, Siento, Quiero”.
  • Cuando proponemos algo lo hacemos en base al nosotros: “Hagamos, ¿Cómo podemos resolver esto?, Probemos esto”.
  • Pedir feed back: ¿Qué piensas?, ¿Qué te parece?

Todos los esfuerzos por aplicar las habilidades de la comunicación positiva, por pequeños que parezcan, ayudan a crear un clima de trabajo que beneficiará a todos.