El nuevo deporte en casa: pegar al saco de box

La lucha ha existido durante aproximadamente … siempre. Sin embargo, luchar NO es salir a la calle y empezar a golpear salvajemente a todo el mundo como un loco.

La forma más inteligente de luchar es aprender a boxear, tener una idea de cómo moverse por el ring y, lo más importante, estudiar a la oposición.

Hace tiempo que empresarios y empresarias optaban por el boxeo como un medio de aprender estrategia y descargar los nervios. Pero ahora, dadas las restricciones de movilidad, los funcionarios, vendedores, maestros, abogados, periodistas y sanitarios, todos han descubierto lo bien que funciona entrenarse en box en casa para calmar las ansiedades.

Uno de los productos estrella en Amazon actualmente son los guantes de box y el saco portable pata hinchar en el salón o el garaje y disfrutar de una buena sesión.

Algunos expertos hasta consideran que el trabajo, los negocios y el boxeo tienen grandes similitudes:

  1. No puedes permitirte usar tu tiempo y dinero de manera ineficiente, por eso, si no aprendes, te noquean.
  2. En lo personal, pegarle al saco con alma y vida me ayudó a ser más consciente de mi rabia contenida, mis disgustos, mi agresividad y logré equilibrarme.
  3. Cada golpe fuerte suele ir seguido de un breve período de emociones intensas. Eso me ha ayudado a observar más a menudo las emociones de los demás y ajustar mis respuestas.
  4. Es un deporte muy agotador físicamente, requiere estar concentrado completamente en una tarea y eso nos obliga a estar únicamente en el presente. Si bien las distracciones son algo agradable en algunos deportes, p. Ej. escuchar música mientras corres, puede volverse muy peligroso en el boxeo porque aumenta el riesgo de lesiones y reduce tu curva de aprendizaje.
  5. Pegarle al saco te obliga a estar en el flujo de lo que estás haciendo en el momento presente.

Si no has probado la sensación de enfrentarte a un oponente en el ring, no pierdas la oportunidad de hacerlo. Te llevarás una sorpresa.

Por ser una aficionada, el saco de box (el que se cuelga del techo) se ha convertido en mi mejor amigo. Durante el confinamiento me aficioné aún más y compré un saco para entrenarme en casa. Estos aprendizajes me han demostrado que son muy beneficiosos para mi desarrollo físico, mental y de crecimiento personal.

Boxear no necesariamente es el enfrentamiento, aún así, te ayuda a sacar las malas energías aporreando un saco de box.

Pruébalo y …¡No te defraudará!