Test de Asertividad

Hoy te propongo hacer un Test de Asertividad para valorar tu capacidad de expresar tu opinión y hacer valer tus derechos  de una manera firme y respetuosa.

Te invito a medir tu grado de asertividad  con un test rápido.  Este test lo utilizamos en los Cursos de Autocoaching porque es simple y eficaz. Son solo 10 preguntas en las cuales tienes que responder si o no y puedes descargarlo aquí.

La Asertividad es una de las habilidades más difíciles de aprender y de mantener porque no es un rasgo de personalidad.  Tampoco se refiere a la capacidad de las personas de dar un puñetazo arriba de la mesa. Se trata de una capacidad que debemos aprender y desarrollar conscientemente a partir de una reflexión.

ASERTIVIDAD NO ES AGRESIVIDAD

A veces se confunde asertividad con agresividad pura y dura o falta de respeto.

Es cómo aprender a tocar un instrumento musical. Si empiezas hoy a tocar la guitarra, va a ser poco probable que mañana puedas tocar una melodía entera.  Pero sí te dedicas cada día a practicar un poco, dentro de un tiempo tus habilidades se habrán incrementardo.

Si tenemos la intención de mejorar nuestra calidad de comunicación interpersonal y queremos  confiar más en nosotros mismos y poder decir que no  cuando nos convenga y sin complejos,  entonces deberemos comenzar poco a poco.

Podemos comenzar siendo asertivos  en aquellos momentos en que no se pone en juego nada demasiado importante. Por ejemplo,  cuando nos llaman por teléfono para ofrecernos un producto que no necesitamos, o cuando deseamos devolver una prenda a la tienda.

Hay muchas maneras de ser asertivo o asertiva y no todas tienen que ver con la respuesta inmediata a una situación. Cuando se da una situación en la que no sabemos qué decir o cómo actuar, lo que podemos hacer es pedir más tiempo para poder aclararnos. Tambie somos asertivos cuando expresamos que necesitamos más tiempo para tomar una decisión.

EL MITO DE LA MEJORA INSTANTÁNEA

Un mito muy extendido sobre la asertividad es que al ser más asertivos nos sentimo más seguros, satisfechos todas las relaciones mejoran.

Pero no es exactamente así.

Si hemos estado utilizando un estilo de comunicación poco claro y empezamos a cambiar, es muy probable que nuestras relaciones pasen por un periodo de turbulencia antes de mejorar.

La  la gente que nos rodea: familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes o jefas, están acostumbrados a nuestro anterior estilo de comportamiento. Ese cambio que nosotros deseamos introducir para ser más  asertivos  pasará por un periodo de  ajustes.

Cada nueva acción asertiva que emprendamos en nuestras relaciones traerá una reacción por parte de los demás:  de sorpresa, de desagrado y probablemente de presión para que volvamos a ser los que éramos hasta ahora.  Se trata de estar seguros y seguras de nuestro cambio y sostenerlo con la mayor  convicción posible.

El compañero de trabajo que siempre nos pide ayuda, se quedará atónito en el momento en que empecemos a decirle que no y probablemente intentará presionarnos aún más, querrá convencernos, nos acusará de ser mala compañera o mal compañero.

Por eso una vez que ponemos un límite a alguien  tenemos que sostenerlo, ceñirnos a él, porque si cedemos ante la presión, se iniciará un sube y baja de asertividad. Eso es emocionalmente agotador.

Descarga el Test de Asertividad Aquí