“El pasado, el presente y el futuro se mezclan en nosotros. Estamos hechos de capas, células, constelaciones” decía la escritora Anaïs Nin.  Tal vez hace unos años nos hubiera chocado considerarnos somo sistemas interdependientes, pero hoy, la visión sistémica  va ganando cada vez más adeptos.

Necesitamos los glóbulos rojos para existir, pero la vida es mucho mas que el sistema circulatorio. Lo mismo ocurre con las empresas: necesitan ganar beneficios para existir, pero pierden su esencia si sólo se enfocan en  el sistema económico. Como parte de sistemas mayores que la incluyen, la empresa no puede recortar su responsabilidad para con los empleados, proveedores, sociedad, valores, medio ambiente.

Hay cada vez más emprendedores que se apoyan en esta interdependencia y saben qué efectos que se derivan de una falta de consciencia al respecto.  Te invito a ver las entrevistas que hice a Paulo Ferraro sobre este tema.

 

 

 

LAS EMPRESAS TIENEN ALMA Y LOS EMPRENDEDORES LO SABEN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *