Las ideas creativas son un artículo en alza en las compañías, por eso empresas como Cocacola, Jaguar, Starbuck o Microsoft  utilizan no sólo  Brainstormin,  sino  SCAMPER  y  Desing Thinking.

El ejecutivo de publicidad de Alex Osborn, desarrolló  un  enfoque original partiendo de la ya conocida lluvia de ideas y lo publicó en su libro de 1953, “Applied Imagination”. Desde entonces, los investigadores han hecho muchas mejoras a su técnica original, combinándolo con un enfoque relajado e informal para resolver problemas con el pensamiento lateral. Esto ayuda a “sacudir”  a la gente separándolos  de sus formas normales de pensar.

La resolución convencional de problemas de grupo puede llevar  al bloqueo de la imaginación cuando se utiliza sólo un proceso estructurado y analítico, generando  ideas limitadas y poco prácticas.

Por el contrario, el Brainstorming  proporciona un ambiente libre y abierto que anima a todos a participar. Las ideas peculiares son bienvenidas y se anima a  todos los participantes a contribuir plenamente, ayudándoles a desarrollar una amplia gama de soluciones creativas.

Sin mayor orientación,  al principio, parece un poco descontrolado. Durante las sesiones, la gente debe evitar criticar o recompensar ideas. Tampoco es bueno  abrir posibilidades y desglosar hipótesis incorrectas sobre los límites del problema. Se sostiene que utilizar el juicio y el análisis en esta etapa acallan la generación de ideas y limitan la creatividad.  Sólo se puede evaluar las ideas al final de la sesión:  este es el momento de explorar las soluciones aún más, utilizando enfoques de razonamiento convencionales.

Algunos consideran el Brainstorming como una técnica “de moda” que no sirve demasiado, tal es el caso de  Annie Sneed  quien directamente lo califica como una estupidez que sólo hace perder el tiempo.

Ninguna técnica es perfecta para todo. Es importante abordar la técnica con una mente abierta y un espíritu de no juicio. Si no haces esto, la gente se “contrae”, el número y la calidad de las ideas se desploman, y la moral puede sufrir golpes inesperados.

¿SIRVE REALMENTE EL BRAINSTORMING?
Tagged on:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *