Hábito de Posponer

 

¿Dejas para mañana lo que debería hacer hoy? El problema número 1 del 90% de la gente es que sin darse cuenta van dejando de lado ciertas tareas que no les agradan y como resultado no logran los objetivos esperados.

La procrastinación es un hábito, un patrón de conducta profundamente arraigado. Esto significa que probablemente no puedas romperlo de la noche a la mañana. Los hábitos solo dejan de ser hábitos cuando evitas practicarlos, por lo que debes probar la mayor cantidad posible de estrategias a continuación para darte la mejor posibilidad de éxito.

El hábito de posponer tareas  se llama procrastinación. Esta palabra es una traducción del Inglés procrastination y significa retrasar, postergar, dejar para otro momento es una trampa en la que muchos de nosotros caemos. Según los expertos el 95 por ciento de nosotros caemos en ella sin darnos cuenta. Posponer las tareas nos puede costar el puesto de trabajo.

En el post de hoy te explicaré :

  1. ¿Tener el hábito de posponer tareas es lo mismo que ser vago?
  2. ¿Cómo darnos cuenta de mi hábito de posponer tareas ?
  3. Razones por las que posponemos las tareas importantes.
  4. Las mejores estrategias contra el hábito de posponer tareas.
  5.  ¿Postergas las tareas por desorganización? Aquí hay seis estrategias para ayudarte.
  6. Puntos clave para recordar.

También te puede interesar:

Claves para transformar un día de perros en algo mejor


1. ¿Tener el hábito de posponer tareas es lo mismo que ser vago?

 

El hábito de posponer tareas  no es lo mismo que ser perezoso, es un proceso  en el cual eliges hacer otra cosa en lugar de la tarea que sabes que deberías hacer. En cambio, la pereza sugiere apatía, inactividad y falta de voluntad para actuar. 

La procrastinación generalmente implica ignorar una tarea que es importante, pero nos resulta desagradable, a favor de una que sea más agradable o más fácil.

Ceder a este impulso puede tener serias consecuencias. En primer lugar sabemos que estamos eludiendo una responsabilidad y no estamos dando el 100%  y eso nos hace sentir culpables o avergonzados. Nuestra productividad se reduce y desde luego, corremos el riesgo de no alcanzar nuestros objetivos.

Si nos demoramos durante un largo período de tiempo, podemos incluso desmotivarnos y desilusionarnos con nuestro trabajo.

Por suerte, todo tiene solución.

Es posible superar el hábito de posponer tareas: Lo primero es darnos cuenta.

 

2. ¿Cómo darme cuenta de mi hábito de posponer tareas ?

 

Hay situaciones en las que debemos priorizar la carga de trabajo y retrasamos una tarea importante por una razón genuina. Sin embargo, si comenzamos a posponer las cosas indefinidamente porque quieres evitar hacer algo, entonces la cosa cambia.

Hay ciertas pautas que nos indican que estamos atrapados en las redes del hábito de posponer tareas:

  • No tienes una lista de tareas urgentes.
  • Llenas tu día con tareas de baja prioridad.
  • Dejas de lado una actividad de tu lista de tareas pendientes durante un tiempo prolongado, aunque sea importante.
  • Lees correos electrónicos varias veces al día sin tomar una decisión sobre qué hacer con ellos.
  • Comienzas una tarea de alta prioridad y en lugar de terminarla, haces demasiadas pausas para hacer un café.
  • Llena su tiempo con tareas sin importancia que otras personas te piden que hagas, en lugar de continuar con las tareas importantes que ya figuran en tu lista.
  • Esperas a estar de “buen humor” o “ con ganas” o en el “momento adecuado” para realizar una tarea.

 

3. Razones por las que posponemos las tareas importantes.

 

  1. No valoramos las tareas en su justa medida.
  2. Encuentras la tarea aburrida o desagradable.
  3. No encuentras los elementos necesarios para realizar tus tareas (papeles, materiales, libros).
  4. No tienes un cronograma.  La mala organización siempre ocasiona retrasos. Las personas organizadas lo superan con éxito porque usan listas de tareas prioritarias y crean cronogramas efectivos.
  5. Dudas tengas sobre tu capacidad y te preocupa fallar. Si te pasa ésto, pospondrás lo que temes y buscarás tu propia comodidad haciendo un trabajo en el que te sientes más capaz.
  6. Estás indeciso y no puedes decidir qué hacer con seguridad.

Sorprendentemente, los perfeccionistas son a menudo postergadores. Evitan hacer una tarea por miedo a no hacerla de un modo perfecto.

 

4. Las mejores estrategias contra hábito de posponer tareas 

 

  1. Comprométete con la tarea. Enfócate en hacer, no en evitar.  Escriba las tareas que necesita completar y especifique un momento para hacerlo. Esto te ayudará a abordar de forma proactiva tu trabajo.
  2. Elige una recompensa. Si completas una tarea difícil a tiempo, recompénsate con un obsequio (una rebanada de pastel, un café, un caramelo) ¡Y presta atención a lo bien que se siente terminar las cosas!
  3. Ten a mano un calendario y pide a alguien de tu equipo que lo controle. Este es el principio detrás de los grupos de autoayuda. Si no tiene a nadie a quien preguntar, puedes utilizar una herramienta en línea como Procraster puede ayudarte a ejercer mayor autocontrol.
  4. Actúa sobre la marcha. Empieza a trabajar en las tareas tan pronto como surjan, en lugar de dejar que se acumulen durante otro día.
  5. Reformula tu diálogo interno. Las frases “necesito” y “tengo que”, por ejemplo, implican que no tienes otra opción, en cambio, decir: “elijo hacerlo” implica que eres dueño de un proyecto y estás más en control de tu carga de trabajo.
  6. Minimiza las distracciones. Cierra el correo electrónico y las redes sociales, y evita sentarte cerca de un televisor mientras trabaja.
  7. Intenta quitarte de encima lo más urgente o lo más tedioso a primera hora todos los días. Si logras completar las tareas menos agradables temprano, serás dueño del resto del día para concentrarse en el trabajo que más te guste.
  8. Mira el proyecto a largo plazo e identifica los beneficios de completar la tarea. Por ejemplo, ¿Podría afectar tu revisión de rendimiento anual o bonificación de fin de año?
  9. Identifica las consecuencias desagradables que se produciría en caso de evitar la tarea. Por ejemplo, ¿Cómo podría afectar el retraso a tu objetivos personales, a los del equipo y a la organización?

 

5. ¿Postergas las tareas por desorganización? Aquí hay seis estrategias para ayudarte:

 

  1. Mantén una lista de cosas por hacer. Esto evitará que “convenientemente” te olvides de esas tareas desagradables o abrumadoras.
  2. Da prioridad a su lista de cosas importantes utilizando el “Principio Urgente / Importante” comenzando por las que son más urgentes. Esto te permitirá identificar rápidamente las actividades en las que debes concentrarst, así como las que puedes ignorar por un rato.
  3. Programa y planifica los proyectos. Si tienes un gran proyecto o varios proyectos sobre la marcha y no sabes por dónde empezar, utiliza un calendario y un cronograma para planificar tu tiempo de manera efectiva y reducir sus niveles de estrés.
  4. Haz frente a las tareas más difíciles en tus horas punta. ¿Trabajas mejor por la mañana o por la tarde? Identifica cuándo eres más efectivo y realiza las tareas que le resulten más difíciles en estos momentos.
  5. Ponte metas con plazos determinados. Establecer los plazos específicos para completar las tareas te mantendrá en el camino correcto para lograr tus objetivos.
  6. Usa aplicaciones para administrar tareas y tiempos. Existen numerosas aplicaciones diseñadas para ello, como Trello y Toggl, por ejemplo.
  7. Divide y vencerás. Divide los proyectos  en fragmentos manejables y organiza los fragmentos en tareas más pequeñas. Concéntrate en comenzarlos, en lugar de terminarlos.

6. Puntos clave para recordar

 

  • La procrastinación es el hábito de retrasar una tarea importante, por lo general al centrarse en actividades menos urgentes, más agradables y más fáciles en su lugar.
  • Es diferente de la pereza, que es la falta de voluntad para actuar.
  • La procrastinación puede restringir su potencial y socavar su carrera.
  • También puede interrumpir el trabajo en equipo, reducir la moral e incluso conducir a la depresión y la pérdida de trabajo.
  • Es crucial tomar medidas  para prevenirlo.

Si te has reconocido en este post, intenta identificar las razones detrás de tu comportamiento y usa estrategias apropiadas para manejarlo y superarlo.

¡No te pierdas el próximo post!

¿Me ayudas a seguir adelante con el blog? Haz clic en alguna de las redes sociales de abajo. ¡Muchas gracias!

Sobre Patricia Pari Zanetti

 

El Hábito de Posponer Tareas puede Costarte tu Puesto de Trabajo