hablar en público sin nervios

1. Entrénate como un deportista de élite

Para hablar en público sin nervios no me cansaré de repetir que el recurso MAS IMPORTANTE es que te sientAs lo suficientemente seguro de lo que vas a decir y de cómo lo vas a decir
La práctica previa frente al espejo no solo es el recurso más importante sino el más simple y eficaz.
con cada ensayo podrás ser más consciente de tu nivel de dominio sobre el tema a exponer.

Si quieres hablar en público sin nervios utiliza el método más utilizado por las personas de éxito: practicar. 

2. Domina  el tema que vas a exponer.

Para hablar en público sin nervios además de ensayar es importante investigar lo suficiente como para sentirnos seguros de que nuestros datos son fiables.
Además, debemos prestar atención a la estructura lógica de nuestro mensaje:

  • Introducción e idea principal
  • Cuerpo del discurso donde aportamos datos e información adicional.
  • Final del discurso con alguna frase que sierva para que nuestra audiencia recuerde lo que decimos.

Si estructuramos nuestra presentación en forma lógica será difícil quedarnos en blanco durante la presentación.

3. Elige la ropa de manera inteligente.

Para poder hablar en público sin nervios es esencial sentirnos a gusto con nuestra indumentaria.
Elegiremos la ropa que nos favorezca más y que a la vez nos permita realizar la presentación cómodamente y con soltura.
Es desaconsejable comprarte ropa nueva el día anterior a la presentación. Es mejor usar un par de veces la ropa que vas a llevar puesta cuando hables en público, para corregir aquello que pueda incomodarte o dificulte los movimientos (zapatos estrechos, ropa demasiado ajustada).

4. Los nervios te aportan energía. Aprovéchala.

Sentir nervios te aporta una energía extra en el sistema ( adrenalina) que puedes utilizar a tu favor y aprendes a gestionarlo.
Es muy común que las personas que sufren de nervios al hablar en público intenten contener esa energía adrenalínica en lugar de dejar que se mueva por el cuerpo.
Un ejercicio muy simple consiste en mover los brazos y las piernas enérgicamente o caminar antes de salir al escenario.

Cuando falten 5 minutos para que empieces a hablar, es momento de levantarte y estirarte un poco.

En este punto te recomiendo que saltes con tus dos pies juntos. Empieza con pequeños saltos y termina saltando con más fuerza y mayor altura.
Esto te permitirá liberar toda esa energía que tus nervios han estado guardando, y además, empezarás tu presentación con una total concentración gracias a que tu cerebro está bien oxigenado.


También te puede interesar

http://patriciapari.com/los-peores-miedos-al-hablar-en-publico/


 

5. Cuando empiezas a sentir demasiada adrenalina, respira.

Ya sabes que cuando hay un exceso de adrenalina en tu cuerpo, es posible entrar en pánico.

Te sorprendería saber que el remedio más simple y efectivo para liberarnos del pánico es controlar la respiración
Si podemos controlar la frecuencia respiratoria podremos controlar tanto el miedo como el estrés
Para lograrlo debemos realizar respiraciones abdominales que sean suaves y equilibradas.

Eto nos ayuda a centrar nuestra energía y nuestros pensamientos.

6. Los nervios nos hacen movernos de manera repetitiva

Si entramos en el escenario con un exceso de energía a causa de los nervios es muy probable que inconscientemente la canalizaremos hacierndo movimientos inconscientes:

  • Balanceo de lado a lado
  • Movimiento nervioso de la pierna o los pies
  • Movimientos bruscos
  • Restregarse las manos
  • Cruzar los pies
  • Poner las manos detrás de la espalda

La mejor manera de solucionar este problema es que reconozcas tus propios tics y movimientos inconscientes practicando el discurso frente al espejo.

7. Para hablar en público sin nervios, prepárate para lo inesperado

Cuando hablamos en público no podemos controlar lo que sucede a nuestro alrededor.

Se te olvidará una que otra palabra, a alguien se le caerá un objeto en la audiencia, puede que haya dificultades técnicas, pero no te paralices; tómate tu tiempo, respira hondo y continua.

Al fin y al cabo, trata de divertirte y de comunicar tus ideas ante un público deseoso por tu escucharte.

En esto consiste aprender cómo hablar en público, reconocer que puedes estar asustado, que nadie llegó a este mundo con ese conocimiento, y que el hecho de que lo estés intentando, ya habla de tu confianza, personalidad y capacidad para afrontar los retos.

8. Meditación y relajación.

Es aconsejable realizar técnicas de relajación con anterioridad al día del discurso. Me refiero a semanas antes del discurso, si es posible.
La meditación y la relajación nos permite vaciar nuestra mente de ideas y preocupaciones mientras nos enfocamos en la respiración.

Eso nos permite incrementar nuestras seguridad, claridad y energía a la hora de hablar.

9. No hables de tu nerviosismo.

Es muy común que los oradores comenten en el escenario su estado de nerviosismo.
No es necesario hacerlo, ya que la audiencia nos ve y puede darse cuenta por sí misma. 

Cuando comentamos “lo siento, estoy muy nervioso” desviamos la atención del público justamente a aquello que no te interesa. Lo mejor es centrarnos en  nuestro discurso y hablar lo mejor que podamos.

10. Mira a la gente a los ojos.

Los oradores principiantes encuentran difícil mirar a los ojos de la audiencia, sin embargo esta es una estrategia muy efectiva a la hora de conectar con el público y hacer que el mensaje llegue con más impacto.
No es necesario mirar a cada una de las personas que componen el público, simplemente elegiremos tres o cuatro puntos equidistantes repartidos por por el auditorio y así allí dirigiremos nuestra mirada.

11. Visualización creativa.

Una técnica muy apropiada para ayudarnos hablar en público sin nervios es la técnica de la visualización creativa.
consiste en crear una imagen mental de ti mismo hablando cómodamente frente al público.
Tú mismo creas el resultado deseado de hablar en público con confianza y de recibir un fuerte aplauso al finalizar tu discurso.

Esta imagen mental te ayudará a crear sentimientos positivos hacia e momento, tu discurso y  la gente.

12. Poco a poco.

Para hablar en público sin nervios también es necesario ser pacientes y comprensivos con nosotros mismos.

El 95% de las personas en el mundo tienen pánico a subirse a un escenario y dar un discurso.
Enfrentarse de golpe hablar en público con muchas personas puede ser algo demasiado grande para hacerlo de un día para el otro.
Pero lo que sí puedes hacer es empezar poco a poco dando discursos a personas o grupos reducidos.

13. Bebe agua.

Toma agua justo 15 minutos antes de subir al escenario:
Uno de los síntomas de los nervios a la hora de hablar en público es quedarnos con la boca seca.
Para solucionar esto podemos tomar un par de tragos de agua unos minutos antes de salir al escenario
Otro ejercicio que podemos realizar es enfocarse conscientemente en nuestra boca e imaginarnos que estamos salivando.

¡Sigue estas ideas y podrás brillar hablando en público desde un escenario!

Sobre Patricia Pari Zanetti