El 95% de las personas que se fijan nuevas metas y resoluciones para el Año Nuevo nunca las cumplen. La razón es que la mayoría de las personas sólo expresan buenos deseos, pero no crean el impulso suficiente para comenzar y seguir aunque haya dificultades. Tampoco se sientan a elaborar un plan simple que funciones como un calendario que les mantenga alertas. Para llegar a una meta nueva, necesitamos transitar un nuevo camino. Los seres humanos nos dejamos captar por la comodidad de nuestras viejas rutinas y eso – crear nuevas rutinas – es un punto esencial para conseguir nuevos logros.

El primer error consiste en tener una lista interminable de grandes propósitos para el año que entra. En cambio, si haces menos resoluciones y más accesibles, podrás concentrarte realmente en lo que te interesa más. Si logras conseguir el primer objetivo, siempre puedes agregar más. A menudo el 1º de enero nos proponemos hacer muchos cambios a la vez y podemos terminar sintiendo una gran sensación de fracaso si no lo logramos.

Conclusión: el 1º de febrero todos los buenos propósitos quedan en el olvido.

Basta de marcarnos objetivos a ciegas

Siguiendo a la corriente general, en Año Nuevo nos proponemos metas muy importantes: dejar de fumar, bajar de peso, cambiar de trabajo, etc. Muchas personas intentan sin éxito cambiar un hábito porque sencillamente no saben cómo funciona ese mecanismo en su vida.

Antes de resolver cambiar algo, ¿por qué no enfocarnos en  ‘notarlo’ durante los próximos meses? Cuando comprendemos lo que obtenemos de la situación actual, es mucho más fácil hacer un cambio que dure. Mejor aún, ¿por qué no te propones tratarte más amablemente? Te sorprenderás de que muchos otros cambios serán mucho más fáciles si consigues tratarte con cariño.

¿Qué puedes hacer para ayudarte a conseguir tus objetivos?

  1. Un objetivo demasiado grande necesita que dividas la meta mayor en objetivos más pequeños o sub-objetivos. Dejar de
  2. Cuéntales a tus amigos y familiares sobre tus objetivos para contar con su apoyo. En el caso de dejar de fumar, la asistencia externa a grupos de personas que compartan tu deseo, es fundamental.
  3. Haz una lista de los beneficios asociados con el logro de tus objetivos ¿Cómo será tu vida una vez que obtengas tu meta?
  4. Date una pequeña recompensa cada vez que consigas una sub-meta o meta mediana, manteniendo así la motivación y la sensación de progreso.
  5. Lleva un diario escrito a mano sobre tu experiencia.
  6. En cualquier proceso se sufren retrocesos en forma puntual. Ten a mano una serie de recursos para no darte por vencido por completo. Llama a un amigo, asiste a un grupo de apoyo, coméntalo con tu pareja. Mientras te des cuenta de dónde te desviaste del objetivo, puedes volver a él de inmediato.

Pequeños detalles

Si tu  meta de Año Nuevo  es hacer más ejercicio y comer en forma más saludable, no dejes nada al azar. Hay tácticas simples que pueden llevarte al éxito, como dejar tus zapatillas a mano la noche anterior, cortar la fruta y colocarla en la parte delantera de la nevera y reconocer el hecho científicamente comprobado de que si pedimos palomitas de maíz de gran tamaño en el cine, nos la comeremos. Todas.

¡Feliz Año Nuevo!

 

AÑO NUEVO: ¡ESTE AÑO PUEDES CONSEGUIR LO QUE TE PROPONGAS!
Tagged on:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *