¿Qué tan importante es el lenguaje corporal? 

¡Imprescindible!

Es vital que tu discurso esté acompañado de una imagen que te ayude a influenciar positivamente a los oyentes y a transmitir tu mensaje. Es tu ayuda visual más importante, mucho mejor que Power Point. Sin embargo no se trata de que aprendas los gestos y miradas de un orador muy conocido. Copiar los códigos gestuales de otro te hará parecer falso y teatral.  Debes apoyar tu discurso en tu autenticidad tanto en la voz como en la forma de mirar y de moverte.

¿Cómo conseguirlo?

Como siempre, las respuestas a las grandes preguntas son sencillas y efectivas: para lograr que tu discurso sea memorable en todos los sentidos, determina cual es el tema de tu discurso y ensaya frente al espejo. Así te irás conociendo cada vez más, sabrás cuáles son los gestos y las miradas que mejor se adaptan a tu estilo.

  1. Movimiento y gestos

Los gestos más atractivos en general son:

    • Neutrales
    • Abiertos
    • Definidos

Un ejemplo es el gesto de las palmas hacia afuera, que es un clásico, pero cuidado, hazlo con seguridad para no quedar con los brazos extendidos pero temblorosos. Los dedos índices levantados, ceños fruncidos o brazos cruzados también pueden utilizarse, siempre y cuando haya una muy buena razón para remarcar el discurso de esa manera.

  1. Llena tu espacio.

Si puedes, antes de dar tu conferencia ve a conocer el espacio donde se realizará tu presentación. Algunos espacios son muy estrechos  o muy amplios. A veces hay una tarima, que te convendrá conocer para no tropezarte. Conocer el sitio y la cantidad de espacio en el que podrás moverte te ayudará a ensayar frente al espejo los movimientos acordes a ese espacio. Así podrás evitar el peor error de un orador: permanecer inmóvil hablando durante toda la conferencia.

  1. Utilizar los objetos a tu alcance

Cualquier objeto que emplees en una presentación debe ayudar a que tu mensaje llegue mejor a tu audiencia y te ayude a generar un impacto positivo. Si quieres que la gente te escuche y recuerde lo que dices, empieza a utilizar objetos más allá del Power Point. Conozco una oradora muy exitosa que siempre ejemplifica sus discursos mediante una serie de muñecos. Así logra captar mejor la atención del público y demuestra prácticamente sus teorías de una forma divertida.Tal vez a ti los muñecos no te gusten o no sean apropiados para tu presentación, pero si utilizas tu creatividad, puedes encontrar objetos que sí lo sean. Depende de ti incorporarlos a tu lenguaje corporal o no.

  1. La expresividad facial.

¿Te ayuda tu cara  a comunicarte? Frente al espejo podrás comprobar si tus expresiones faciales ayudan comprender lo que estás diciendo. Sabrás al instante si transmites confianza y autoridad. Si no es así, ensaya más y prueba expresiones diferentes.

 

  1. La voz. 

La voz es física, por lo que es parte del lenguaje corporal. Aprender cómo usar tu voz en forma eficiente te ayudará a mejorar el significado y la intención de tu discurso. Un ejercicio que te ayudará es grabar tu voz y escucharla. Al principio te costará reconocerte, pero persiste y lograrás corregir errores comunes como las muletillas y el ritmo demasiado rápido o demasiado lento al hablar.

Para comunicarse eficazmente y avanzar en tu carrera, necesitas usar el lenguaje corporal de una manera consciente. Una vez más te recomiendo ensayar frente al espejo. Peor hay un paso más que considero esencial: cuando te sientas más confiado, reúne a a tus amigos y ensaya tu discurso frente a ellos. Si te atreves, ¡Darás un salto cuántico!

Te ha gustado el post? ¡Compártelo!

 

LOS 5 SECRETOS DEL LENGUAJE CORPORAL