Boring Presentation — Image by © Corbis

En teoría una  presentación de PowerPoint es un recurso  y no un instrumento de tortura.  Sin embargo, todos hemos vivido las extenuantes presentaciones con cientos de diapositivas, estadísticas y mapas que en lugar de entusiasmarnos nos empujaban a los brazos de nuestro bendito móvil. A menudo olvidamos que vamos a dar un discurso con información útil en vez de darles a los oyentes un colapso nervioso.

Si quieres destacar con tus presentaciones te sugiero que leas esta guía.

  1. Cuidar el diseño. Aunque el contenido sea excelente, la audiencia perderá la atención  si las diapositivas son visualmente demasiado llamativas. El exceso de información, colores o formas a la larga, molesta.
  2. No muestres demasiada información escrita en cada diapositiva. Sin darnos cuenta, confundimos a los oyentes cuando mostramos una diapositiva llena de información y hablamos a la vez  que la audiencia está leyendo la diapositiva. Muchas veces es aún peor: nuestro discurso no se apoya en la diapositiva, es diferente. Entonces, nuestro público se pierde y no acierta a escuchar o leer. Sin querer le obligamos a preguntarse: “¿Leo el contenido escrito o escucho lo que dice?” Un resultado frecuente es que los asistentes se van desconectando del tema, hasta entrar irremisiblemente en el aburrimiento.
  3. Incluye solamente cifras y datos que sean absolutamente necesarios, no abrumes con estadísticas. Otro error frecuente es querer mostrar TODAS las cifras. Es mejor seleccionar las estadísticas más importantes y restringirlas al máximo.
  4. No fatigues a los asistentes. Cuando la exposición es larga, es recomendable variar la intensidad del contenido o hacer una pausa. Si no puedes cortar la presentación, una técnica muy eficaz es emplear ocasionalmente diapositivas en blanco para no sobrecargar de información a la audiencia, así lograrás una mayor atención del público.
  5. No leas la diapositiva. Tu trabajo como presentador es dar más de lo que está escrito en la diapositiva, no simplemente repetirlo. Es preciso ampliar la información. La técnica es hacer una pequeña introducción a la diapositiva, pasar la diapositiva y esperar unos seg
    undos. Es necesario que los miembros de la audiencia lean la diapositiva antes de empezar a hablar del tema.
  6. Dales tiempo. No olvides que la audiencia nunca ha visto esta diapositiva antes y necesita tiempo para absorberlo. Dales ese tiempo. Lee la diapositiva silenciosamente para ti mismo y sabrás exactamente cuándo debes empezar a hablar.
  7. Cuida las transiciones. En lugar de simplemente hacer clic en una diapositiva y comenzar a hablar puedes utilizar narraciones o anécdotas para vincular lo que acabas de exponer con lo que viene a continuación.
  8. Varía el ritmo. La audiencia se anestesia con una interminable línea de diapositivas que parpadean con regularidad, no hay razón para caer en un ritmo tan predecible. Se puede variar entre una imagen visual fuerte y preguntas que necesitan más tiempo para ser discutidas.
  9. Se creativo. Si es posible, incluye otros componentes en tu charla además de PowerPoint para ayudar a romper la velocidad y el tempo aún más. Las actividades de grupo, las demostraciones, los ejercicios, incluso una encuesta corta son maneras de alcanzar cierta variedad, junto con otros que usted puede pensar en relacionado con su tema y propósito.
  10. Involucra a tu audiencia. Invita activamente a tus oyentes a participar.Esto es especialmente importante si tu presentación es larga. Puedes hacer una pregunta, compartir una historia personal, desafiar a tu audiencia o entregar una ayuda visual.

¿Tienes más trucos y propuestas para mejorar nuestras presentaciones en Power Point? ¡Compártelas!

10 CLAVES PARA NO ABURRIR A TU AUDIENCIA  CON POWER POINT
Tagged on:     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *